Noticias | Deportes | Programación | Directo |

Radio televisión de Castilla y León

Noticias, vídeos y Guía TV de La Siete y La Ocho de Castilla y León

Plato único

Cocido del segundo día de boda

A la hora de consumirlo, se comía de primero la sopa. Después venían los garbanzos y, por último, la carne.

Flickr

Ingredientes:

  • Un puñado de garbanzos por persona
  • Trozos de pata
  • Oreja
  • Morro
  • Careta
  • Trozos de cerdo
  • Codillo
  • Fideos
  • Sal
  • Agua

Elaboración:

Los trozos de cerdo, secado con sal unos meses antes, se pone la noche antes a remojo. También se ponen los garbanzos en remojo en agua templada.

Por la mañana, en un pote, se hierve el cerdo en agua un par de veces para limpiarlo bien y dejarlo blandito.

En otro pote con agua templada se ponen los garbanzos, el codillo y el cerdo cocido. Se deja cocer añadiéndole agua templada si fuese necesario.

Cuando está cocido, se saca el caldo y en un puchero aparte se hace la sopa de fideos.

Costumbres y curiosidades:

Para la elaboración de esta receta se utilizaban potes de hierro muy grandes que se traían de Portugal. El pote era un recipiente en forma de pera con tres patas y la boca no muy grande.

Los garbanzos se daban de comer a los invitados el segundo día de la celebración de la boda.

Cuando había boda, la gente se prestaba para el gran día los taburetes y los platos. Los invitados acudían con su servilleta y su cubierto y les daban a los novios como regalo un pollo o un kilo de garbanzos. El padrino ofrecía a la gente del pueblo que no había sido invitada la limonada, que se hacía con limón, azúcar, vino y canela. La madrina, por su parte, invitaba a los dulces de manteca.

A la hora de consumirlo, se comía de primero la sopa. Después venían los garbanzos y, por último, la carne.


EL ARCÓN
LOS MAGOS DE LA COCINA
EL CUADERNO DEL CHEF
SAL Y PIMIENTA