Noticias | Deportes | Programación | Directo |

Radio televisión de Castilla y León

Noticias, vídeos y Guía TV de La Siete y La Ocho de Castilla y León

TIERRA DE SABOR

La homologación del lechazo aumentará su valor en un 20%

  • Bajo la marca 'Tierra de Sabor', la comercialización aumentará a 2,4 millones de lechazos
  • Según las cifras más optimistas, se podrá alcanzar un valor económico global de 116 millones de euros
Europa Press

La consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, Silvia Clemente, ha asegurado este miércoles que la homologación de las etiquetas de identificación de la IGP Lechazo de Castilla y León y de la marca colectiva Lechazo de la Meseta Castellanoleonesa bajo el sello de Tierra de Sabor aumentará el valor económico de la consideración en un 20 por ciento.

Clemente ha explicado esta decisión, que aumentará a 2,4 millones de lechazos la comercialización bajo la marca de calidad castellanolonesa, a los integrantes de la Mesa del Ovino, formada por las organizaciones agrarias más representativas de la región (Asaja, COAG, UPA, UCCL), Urcacyl, y el sector industrial representado por los principales operadores de lechazo.

Según las previsiones de la Consejería, se multiplica por 3,5 la comercialización de lechazos bajo el marchamo de Tierra de Sabor y, con su potenciación por parte de la marca, se podrá alcanzar un valor económico de 116 millones de euros, lo que puede suponer un incremento del 20 por ciento en la rentabilidad del producto de calidad diferenciada, que estará a disposición del consumidor de manera unificada.

Las exigencias que ha de cumplir el producto para llevar la etiqueta de Tierra de Sabor son el sometimiento a un sistema de autocontrol que garantiza la perfecta trazabilidad, las características organolépticas diferenciales, el sacrificio en mataderos por lotes completos y de modo continuado, y el sistema de gestión y autocontrol será auditado por una entidad de certificación externa.

Clemente ha alabado el trabajo de las dos marcas de calidad para alcanzar "uno de los objetivos principales" de Tierra de Sabor, que partía con la idea de potenciar el valor económico de la producción de leche y de carne en Castilla y León. Así, después de la comercialización de la marca láctea, se afronta ahora la creación de un marchamo concreto para el lechazo de calidad.

Tanto la Identificación Geográfica Protegida (IGP) --que ampara exclusivamente lechazos de raza de ovino castellana, churra y ojalada-- como la Marca de Lechazo de la Meseta de Castilla y León ya utilizaban la etiqueta de Tierra de Sabor --desde 2009 la primera y desde 2010 la segunda--, y el marchamo de calidad se incorporó durante 2011 a un total de 687.000 animales, lo que supuso ya un crecimiento del 21 por ciento desde 2009.

Con la nueva medida de unificación y la incorporación de la marca, que acoge también la variedad no autóctona Assaf, especializada en producción de leche, la Consejería estima que el número de lechazos anuales susceptibles de utilizar el nuevo etiquetado supera los 2,4 millones. Además, según la consejera se producirá un aumento "objetivo" en el precio, pues actualmente existe una diferencia de cerca de 80 céntimos entre lo que se paga por un lechazo IGP (4,5 euros el kilo) y lo que se paga por el resto (3,76).

Silvia Clemente ha defendido que "no se puede desvirtuar ni discriminar" la variedad procedente de Israel pues considera que, según los informes del Instituto Tecnológico Agrario, presenta las mismas características que el lechazo autóctono castellanoleonés y además, ha destacado su "progresión y adaptación" al territorio.

DOS MODELOS DE ETIQUETA

No obstante, se han diseñado dos identificaciones diferentes, ya que los animales incluidos en la IGP incorporarán un pequeño sello de este marchamo, si bien lo que más destacará será la marca Tierra de Sabor y el nombre del producto para favorecer, como ha recalcado Clemente, la "identificación rápida" por parte de los consumidores que podrán conocer de forma más fácil el producto al vincularlo con el sello del corazón amarillo.

A este respecto, el representante de la IGP Lechazo de Castilla y León, Alfonso Sanz, ha reconocido que su denominación "quizás es un tanto desafortunada", por lo que se confía en el potencial con el que ya cuenta Tierra de Sabor. Asimismo, ha apuntado que la existencia de razas y variedades que "pueden no cumplir" las exigencias de esta marca de calidad, se traducirá en que seguirá habiendo una diferenciación.

La consejera ha recalcado que la Comunidad es la primera región productora de lechazo de España con el 77 por ciento de la producción total nacional, hasta un total de 3,2 millones de animales en el ejercicio 2011. Zamora es la provincia donde se concentra la mayor producción, con el 22 por ciento del censo de ovino.

Asimismo, ha querido recordar el significado de la denominación de 'lechazo', ya que uno de los objetivos de esta unificación de etiquetado es que, fuera de Castilla y León, se identifique más fácilmente un producto comercializado con un peso de entre los 4,5 y los 7 kilogramos de peso en canal, un máximo de 45 días de vida y alimentado únicamente con leche materna.

COMERCIALIZACIÓN CONJUNTA

Por otro lado, en la Mesa del Ovino se ha presentado también el acuerdo alcanzado en las cooperativas de segundo grado Colear y Consorcio de Promoción del Ovino para la comercialización conjunta de sus producciones de lechazo y producto lácteo. Con ello, se concentrará la oferta de 13 cooperativas que agrupan a 1.150 explotaciones de ovino, 632.500 cabezas de ganado y una previsión de 120 millones de litros de leche.

Se espera que el acuerdo, como ha insistido Silvia Clemente, "continúe madurando", ya que está abierto a "todas las cooperativas del sector" y se concibe "a largo plazo".

Comentarios 0 comentarios
Comenta en rtvcyl.es

*Introduce el texto que aparece en la imagen:
*Campos Obligatorios

EL ARCÓN
LOS MAGOS DE LA COCINA
EL CUADERNO DEL CHEF
SAL Y PIMIENTA